Una vuelta de tuerca al embalaje industrial

high cube pack

La mayoría de los sistemas de transporte de mercancía requieren de varios elementos: una pallet en el fondo, correas de agarre alrededor, plásticos para proteger los productos de las inclemencias climáticas, y un largo etcétera que varía según la naturaleza del empaquetado. Las cajas cerradas, por ejemplo, suelen ir atornilladas o clavadas, lo cual las deja inútiles al cabo del primer viaje.

Entre las necesidades del planeta es prioritario el ahorro de materiales; el uso racional de los recursos y muy especialmente de las maderas. Cuanta menos presión se ponga sobre los bosques, los humanos disfrutaremos una mayor calidad de vida. En esto también puede contribuir mucho la existencia de métodos de empaquetamiento capaces de resistir cientos de viajes. Si además podemos armarlos y desarmarlos fácilmente, habremos triunfado.

La economía de un sistema que funciona por auto-bloqueo

La respuesta a tales necesidades ha sido el desarrollo de sistemas como quick packaging de High Cube que funciona por medio de auto-bloqueo. La colocación correcta de las piezas hace virtualmente inseparables sus partes, funcionando como un sólido bloque contenedor de la mercancía a transportar. Con dimensiones más que suficientes para la mayoría de las necesidades, las cajas son apilables y resisten alto grado de inclinación.

Entre las grandes ventajas que ofrece es que se arma y desarma en cosa de un minuto, necesitándose cero herramientas para su manipulación. Los trabajadores no sufrirán accidentes laborales por mal uso de un martillo u otra herramienta. No habrá piezas pequeñas sueltas ni faltantes dado que las mismas están incorporadas a las láminas principales. Se trata de tecnología española y disponible para todo el mercado nacional dado que se fabrica en Barcelona.

Son reusables, detalle que nuestros bosques agradecen, y además ligeras. Se reducen el espacio y costo de almacenaje, en transporte, en tiempo y en la reparación de las cajas, dado que se puede reemplazar únicamente la parte dañada sin necesidad de adquirir todo el conjunto. En resumen, el sistema respira economía al reducir costos para el vendedor, así como para el comprador, dado que éste último optimiza el uso de su tiempo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*